Saudade es mucho más que echar de menos; es la presencia de la ausencia, la confluencia de la tristeza y la felicidad. Un profundo estado emocional.

Cada año, una vez cumplido el objetivo y acercándose el regreso, me invade el soudade, que ya no me va abandonar durante todo el año, o hasta que regrese de nuevo a Senegal; a Dakar, con su caos y su ir y venir de gente; a Petit Mbao a casa de Astou y Marcelo, mi casa; a Ngaye Diawar, con su paritorio y su cole, mi pueblo y a partir del próximo año nos espera Dounguel, tierra de peulhs, mi tierra.

No me queda más que darte las gracias por hacerlo posible, y al pueblo senegalés por darnos tanto.

Ahora a trabajar para conseguir el #ObjetivoSenegal2018

‘in sha’ allh!

(foto: Gema Cristobal. Playa de Mbao, Dakar).

Seguir leyendo, Acciones 2017.